¿Cómo predecir el rendimiento de los sistemas de almacenamiento de datos en la nube?

El almacenamiento de objetos es un enfoque para almacenar datos no estructurados en la nube que, en teoría, permite almacenar cantidades prácticamente ilimitadas de datos en su formato original. En esta arquitectura de almacenamiento, los datos se gestionan como objetos, en comparación con los sistemas tradicionales que manejan datos como bloques o archivos jerárquicos.

El almacenamiento de objetos está disponible en el sitio, pero se considera una buena opción para la nube porque es flexible y puede escalarse más fácilmente. Los casos de uso incluyen respaldo y recuperación, archivado y cumplimiento de datos, análisis de Big Data y datos de aplicaciones nativos de la nube.

Para disponibilidad y escala, los datos del cliente a menudo se distribuyen automáticamente a través de tres o más instalaciones físicas que están geográficamente separadas. Esto se puede hacer a nivel regional, en todo el país o en todo el mundo. Para entornos de almacenamiento distribuido como este, el rendimiento de la red es crítico para la experiencia del usuario final.

"Almacenamiento de datos en nube"

El desafío: la mayoría de las organizaciones no pueden evaluar completamente cómo se escalará y funcionará su sistema en redes de área amplia.

Debido a que no pueden replicar fácilmente la distancia, o la experiencia de las redes reales de imperfecciones, las organizaciones no saben cómo se mantendrá un sistema de almacenamiento de objetos específico bajo cargas máximas ni el impacto que agregará cargas de trabajo adicionales tendrá en el rendimiento.

Esta falta de conocimiento lleva a la mayoría de las organizaciones a una oferta insuficiente o excesiva de ancho de banda, lo que puede generar costosas reparaciones o desperdicio de recursos. La capacidad de identificar los requisitos de ancho de banda exactos ahorra a las organizaciones un gasto excesivo.

Antes de migrar al almacenamiento de objetos en la nube, las organizaciones deben aprovechar la oportunidad para probar cargas de trabajo de almacenamiento de objetos contra diferentes proveedores de servicios.

Los proveedores utilizan diferentes tecnologías y ofrecen diferentes arquitecturas que podrían afectar el rendimiento y los costos generales. La arquitectura multi-tenant (pública), por ejemplo, puede afectar la latencia, el rendimiento o la pérdida de forma diferente que la arquitectura de un solo inquilino (privada).

Usar emuladores de red para probar el rendimiento de diferentes proveedores puede ayudar a decidir cuál es la mejor opción para su organización.

Es importante probar el comportamiento de almacenamiento de objetos en la nube en redes «reales» poco confiables y desafiantes durante todo el ciclo de vida de desarrollo e implementación.

Para las empresas que consideran el almacenamiento de objetos en la nube, el rendimiento es la principal preocupación. De acuerdo con el analista de la industria Stratecast, las «garantías de rendimiento de la aplicación de extremo a extremo» son la prioridad más alta al elegir un proveedor de almacenamiento.

Y el miedo al «rendimiento pobre o inconsistente de la aplicación» fue un elemento disuasivo común para pasar a la nube. Esto significa que es primordial que los proveedores de almacenamiento de objetos verifiquen la escalabilidad y el rendimiento a nivel del sistema en condiciones del mundo real antes de las implementaciones de los clientes.

Es común usar una arquitectura de nube para almacenamiento de objetos. Los datos suelen estar dispersos geográficamente en múltiples centros de datos: costa este, costa central y costa oeste. En ocasiones, las ubicaciones internacionales también forman parte de las pruebas de nivel del sistema. El uso de enlaces Ethernet 1G y 10G es típico, con 25/40 / 100G cada vez más común.

En la actualidad, existen varias soluciones que permiten que las organizaciones prueben el rendimiento de las aplicaciones en el laboratorio, como si se ejecutara en una red de área extensa.

Los emuladores de red y las plataformas de prueba de carga permiten a las organizaciones probar el rendimiento de una amplia gama de tipos de objetos en una variedad de condiciones de red.

Para ello, crean condiciones de red en el mundo real, como límites de ancho de banda, latencia / fluctuación de fase excesiva, pérdida de paquetes y otras degradaciones. Al imitar inteligentemente las condiciones de la red, puede garantizar que las soluciones que está diseñando y desplegando funcionan como se esperaba cuando se lance a producción.

Comprender cómo responde la arquitectura de almacenamiento de objetos a solicitudes de aplicaciones bajo cargas de múltiples aplicaciones es clave para entregar un rendimiento predecible y consistente a los usuarios. Un elemento importante de la prueba debe incluir la emulación de la red en la que se ejecutará el sistema de almacenamiento distribuido, teniendo en cuenta la distancia, la latencia, la pérdida y otros factores.

"Emulador de red"

Los dispositivos de emulación de red son una parte integral de probar una solución antes de implementar. Estos dispositivos pueden controlar múltiples características del sitio y de la red sin problemas y con precisión. Cuando su aplicación depende de un acceso rápido y confiable a los datos almacenados, debe asegurarse de que su sistema de almacenamiento funcione como se espera.

En Ayscom trabajamos con las soluciones de Apposite Technologies, líder del mercado en la emulación de red para las pruebas de preproducción de aplicaciones en redes de área amplia. Para solicitar más información sobre el almacenamiento en la nube y las soluciones de emulación de red, contacta con nosotros

Fuente: Predicting the Real-world Performance of Object Storage Systems in the Cloud de Apposite Technologies